Feng Shui en el hogar

12 de enero de 2022
Feng Shui en el hogar

Desde hace ya unas décadas, en occidente nos vamos familiarizando cada vez más con el Feng Shui, despertando mayor interés a medida que lo vamos conociendo. El Feng Shui se puede aplicar en el hogar, oficina, espacios comerciales, etc. Aquí hablaremos de forma esquemática como el Feng Shui aplicado al hogar puede mejorar nuestro bienestar.

¿Qué es el Feng Shui?

El Feng Shui es una filosofía milenaria china, que busca el equilibrio vital mediante la perfecta organización del espacio y la elección adecuada de los materiales según los cinco elementos: fuego, madera, agua, metal y tierra.

El Feng Shui trata del efecto que tiene sobre el flujo de la energía la disposición de cada elemento de la casa. Nada se deja al azar, puesto que todo produce un efecto. Cada objeto que forma parte de nuestro entorno más inmediato, interviene en el flujo de energía. Desde la antigüedad, se sabe que el fluir de la energía es vital para nuestro bienestar. Aplicar el Feng Shui en el hogar hará que nos encontremos mejor en él.

Los cinco elementos del Feng Shui

Fuego, madera, agua, metal y tierra, son los cinco elementos del Feng Shui. Cada elemento tiene sus propiedades y está asociado a uno o varios colores, estación del año y orientación cardinal. Los elementos interactúan entre ellos según sus propiedades. La idea es conseguir el equilibrio, teniendo en cuenta las propiedades de cada elemento y la forma en que interactúa con los demás elementos del Feng Shui.

Elemento fuego

Transmite fuerza y comunicación. Canaliza la energía hacia arriba. Es el elemento más poderoso y representa transformación pasión y energía. Representa la energía vital del verano y la orientación sur. Sus colores son el rojo, el amarillo y el naranja. Es ideal para las estancias con mayor actividad de la casa.

Elemento madera

El elemento madera fomenta la inspiración, la creatividad y la renovación. Representa la energía cálida de la primavera, la orientación este y los colores verde y tonos marrones. Utilizar madera en una casa la hace acogedora.

Elemento agua

El agua que corre ayuda a que todo fluya y representa el movimiento. El agua quieta provoca sensación de calma. Representa la energía propia del invierno, el color azul y tonos verdeazulados y la orientación norte.

Elemento metal

El metal representa la energía vital del otoño, los colores blanco, gris, negro y plata. Se relaciona con la orientación oeste. El uso de este elemento refuerza las habilidades intelectuales, la fuerza mental y la claridad de enfoque. Conviene reservarlo para toques puntuales, de lo contrario el ambiente resultante puede ser frío.

Elemento tierra

Representa la estabilidad, la permanencia y el hogar. Es un elemento sólido y aporta sensación de seguridad y comodidad. Representa el final del verano, los colores marrón, beige y ocres. Orientación noreste. Necesitamos tener suficientes elementos tierra en casa para sentir paz y sosiego. La falta de elementos tierra nos produce sensación de desasosiego y de que la vida transcurre demasiado rápido.

Buscando el equilibrio como fuente de bienestar

Como en la propia naturaleza, el Feng Shui busca el bienestar a través del equilibrio. Este equilibrio se consigue a través de la ubicación adecuada de cada mueble, lámpara o complemento. Según el Feng Shui cada objeto produce un efecto en el conjunto según su tamaño, forma y material del que está hecho.

Los objetos que colocamos en una casa definen el espacio por el que fluye la energía vital. El fluir de esta energía también tiene su punto de equilibrio. Si fluye demasiado rápido produce desasosiego y si lo hace demasiado lento nos hace sentir estancados, que no avanzamos en la vida.

Según el Feng Shui, con cada objeto que colocamos en nuestro hogar debemos contribuir a que la energía vital fluya adecuadamente, procurando que no se quede estancada en ninguna zona de la casa y que no fluya demasiado rápido.

A la hora de dirigir estas energías, podemos marcar diferencias según el nivel de actividad de cada estancia. Por ejemplo en los dormitorios no conviene crear demasiado movimiento, o no conseguiremos relajarnos.

En realidad, muchos de los preceptos del Feng Shui, se tienen en cuenta en el diseño de interiores. Cada vez más, tomamos conciencia de que el equilibrio lo encontramos en la naturaleza y del valioso aprendizaje que podemos obtener de ella para mejorar nuestras vidas.

Tener algunos conocimientos sobre Feng Shui o dejarte asesorar por un experto, puede marcar la diferencia tanto si buscas casa para comprar, como si quieres mejorar tu casa actual. Aplicando Feng Shui en el hogar podemos mejorar nuestra calidad de vida.

Abrir chat